website creator

SERVICIOS DE NUESTRO PROCESO DE REHABILITACIÓN

Tratamiento Familiar

FAMILIA Y APOYO GRUPAL

La familia juega un rol muy importante dentro de la recuperación de la persona que sufre de adicción a sustancias, comportamientos y descontrol de las emociones. Por ello, es necesario que la familia se informe de cómo está relacionada y afectada por la enfermedad de su ser querido. Es importante entender cómo la adicción de una persona puede afectar a su familia y cómo sus seres queridos pueden ayudar a recuperarlo.

¿QUÉ ES LA CODEPENDENCIA Y CÓMO AFECTA A LA FAMILIA?

La codependencia es la enfermedad de la familia y de las personas íntimas de la persona que tiene adicción. La codependencia es un producto de la manera de procesar del cerebro de la persona afectada con la enfermedad. Si el cerebro de la persona enferma procesa de modo diferente, todas sus funciones empiezan a deteriorarse. De esta manera, se deterioran las relaciones familiares, las sociales, las económicas, las laborales; en sí, todo lo relacionado a los procesos cerebrales.

De igual modo, con el tiempo los familiares comienzan a deteriorar sus sentimientos, actitudes y pensamientos del mismo modo que la persona que padece la enfermedad; ahí surge la incomprensión. Es como si se hablara en diferentes idiomas y los familiares, al igual que la persona enferma, comienzan a sentirse mal por sus sentimientos y comportamientos que sumados al sentimiento de culpa hace de las relaciones y de la vida un “infierno”.

Por ello, si se desea recuperar a una persona no es posible si paralelamente no se recupera a la familia. Es por eso que nosotros le damos mucha importancia a la recuperación familiar. No es real suponer que todo se solucionará si se deja de consumir sustancias, se cambia de comportamiento o emociones, sino que también es necesario que todos en la familia recuperen sus emociones y disfruten de una vida “normal”.

Como la adicción, la codependencia es una enfermedad porque tiene un inicio, un curso de desarrollo con síntomas definidos y un fin. Por ello, es necesario que las familias con un integrante sufriendo de adicción también sean tratadas.

TERAPIA INDIVIDUAL

Es necesario que quien recibe el tratamiento para dejar de beber y de drogarse, reciba información de manera más personalizada, es decir, recibir la información necesaria para que inicie un cambio total en sus actitudes y así mismo en su persona; comprender el porqué de su actuar y reconocer en él mismo sus necesidades como persona y así, comenzar el cambio que requiere durante el proceso de rehabilitación para así comenzar a renovarse y mejorar teniendo una calidad de vida.


Se formó un equipo dedicado a trabajar de manera continua con las personas en rehabilitación, formando así el grupo de “consejeros en adicciones”; estas personas se necesitan y son un gran apoyo para actuar como consejeros ya que al compartir sus propias experiencia, resultan ser un modelo viviente para los pacientes que van comenzando el proceso de rehabilitación; al trabajar directamente con los pacientes comunican la filosofía y ayudan a crear el compromiso de mantenerse en sobriedad.



LAS FASES BÁSICAS DEL TRATAMIENTO


El tratamiento se puede resumir en términos de un proceso dinámico secuencial o como un programa sistemático de tres fases relacionadas:

1. ACEPTAR LA IMPOTENCIA ANTE EL ALCOHOL Y LAS DROGAS.

La primera meta del tratamiento, una vez pasada la desintoxicación y el proceso de evaluación diagnóstica, es ayudar al paciente a admitir y aceptar que es impotente ante el alcohol y/o otras sustancias que alteran el estado de ánimo. En esta fase se le ayuda a aceptar el hecho que su vida se ha vuelto incontrolable (ingobernable) a causa de la adicción. Es el primero de los Doce Pasos de la filosofía de AA y es un intento directivo para tratar de romper con la negación.

2. RECONOCER LA NECESIDAD DE CAMBIO.

La segunda meta del tratamiento es ayudar al paciente a reconocer que es crucial para su sobrevivencia cambiar su conducta. En este momento crítico, el equipo profesional necesita transmitir al paciente la convicción de que él tiene la capacidad para hacer cambios. Otro aspecto importante es ayudar al paciente a ver y entender que la estructura del programa, la rutina básica para llevarlo a cabo, es el vehículo para posteriormente lograr los cambios. El período de internamiento es de tratamiento, la recuperación se logrará después, poniendo en práctica lo que se aprendió en el programa. Se introduce al paciente al grupo de autoayuda (Alcohólicos Anónimos [AA] o Narcóticos Anónimos [NA]) como una herramienta esencial para poder realizar el trabajo de su recuperación.

3. PLANEAR PARA ACTUAR

La tercera meta del tratamiento es ayudar al paciente a actuar, tomar decisiones y cambiar las conductas que necesitan ser cambiadas. La meta es apoyar al paciente a empezar a visualizar que podrá y necesitará realizar cambios en su estilo de vida.

DIRECCIÓN
Calle Segunda Sur #65
Col. Tierra Blanca

CONTACTO
Teléfonos  8250202, 1270364, 1858752

REDES SOCIALES

    ¡Gracias por contactarnos! Te contestaremos lo más pronto posible.